enero 20, 2021

Retos de la contratación

 

Ser enfermero es acceder a una profesión extremadamente exigente.

Da la casualidad de que los enfermeros están más solicitados que nunca. Incluso antes de la pandemia de COVID-19, había una vacante permanente de 100.000 personas en el sistema sanitario estadounidense, y ahora, más que nunca, necesitamos enfermeras tituladas para prestar cuidados a los estadounidenses vulnerables.

La enfermería requiere una gran resistencia emocional y física, y la voluntad de arriesgar la propia salud en beneficio de los demás. Exige muchas horas de trabajo y, a menudo -más que casi cualquier otro sector-, las enfermeras están expuestas a la violencia en el trabajo: el 75% de las casi 25.000 agresiones laborales se producen cada año en entornos sanitarios. Todos estos factores contribuyen a una gran rotación en el sector.

En marzo de 2016, una encuesta de Streamline Verify reveló que el 43 % de los enfermeros hospitalarios recién licenciados abandonan su puesto de trabajo en los tres primeros años de empleo. Cuando la rotación de personal es alta y la escasez de personal se convierte en la norma, las dificultades de la enfermería se intensifican para los que deciden seguir en la profesión, lo que hace más difícil un trabajo ya de por sí difícil. A su vez, este desgaste crea una tasa de retención más baja que conduce a un mayor desgaste, lo que resulta en un ciclo interminable de falta de personal, y potencialmente aleja a las futuras enfermeras potenciales del campo.

Son muchos los obstáculos a los que se enfrentan los hospitales a la hora de contratar nuevas enfermeras. Por un lado, hay una escasa oferta de enfermeros titulados que no buscan especialidades adicionales. Para muchos de ellos, la enfermería es más un trampolín que un objetivo final.

Antes de la pandemia de COVID-19, a las enfermeras más nuevas y con menos experiencia rara vez se les asignaba trabajo en la UCI. Pero ahora, para hacer frente a la escasez de enfermeras, se han puesto en marcha programas de prácticas, preceptorados y residencias para trabajar directamente con pacientes COVID-19 gravemente enfermos.

Este tipo de presión sobre las jóvenes enfermeras -algunas de las cuales se han licenciado antes de tiempo sólo para ayudar- no dejará de tener consecuencias. El agotamiento, sobre todo entre quienes ya tenían intención de cambiar de trabajo de enfermero diplomado a otra carrera, es muy probable.

En comparación con los turnos de enfermería en el puesto de trabajo, las horas clínicas de los actuales programas de las escuelas de enfermería son mucho menos extenuantes, lo que podría provocar desilusión entre los enfermeros más jóvenes que acaban de incorporarse a la profesión. Aunque los millennials son el futuro de la población activa, muy pocos de ellos se sienten atraídos por los agotadores turnos de más de 12 horas que pueden esperarse en una ocupación como la de enfermero diplomado. Si a esto unimos el hecho de que muchos programas de licenciatura y posgrado en enfermería no dan abasto debido a las restricciones presupuestarias, con un número insuficiente de profesores, centros clínicos, espacio en las aulas y preceptores clínicos, se hace evidente que a los jóvenes se les anima inadvertidamente a buscar carreras fuera de la enfermería incluso antes de que elijan una especialidad en la universidad.

Solo en 2016, las escuelas de enfermería de Estados Unidos rechazaron a más de 64.000 solicitantes cualificados de sus programas por falta de recursos. Con la jubilación masiva de las enfermeras de la generación del baby boom, que constituyen un tercio de toda la población de enfermeras, las escuelas de enfermería se verán aún más limitadas en cuanto a lo que pueden ofrecer a sus estudiantes, lo que dará lugar a toda una generación de enfermeras nuevas en este campo, que carecerán de la tan necesaria orientación de las veteranas más veteranas del mundo de la enfermería.

La contratación de una plantilla completa de enfermeras para garantizar unos cuidados de calidad es, lógicamente, una tarea ardua para muchos departamentos sanitarios. Con más de dos décadas de experiencia en contratación internacional, nuestra misión en Interstaff es ayudar a los hospitales en el proceso de contratación mediante la búsqueda de enfermeras acreditadas y la tramitación de visados para profesionales sanitarios extranjeros. Ayudamos a aclimatar a los enfermeros, así como a sus familiares, a los nuevos lugares donde encuentran empleo, y ofrecemos prestaciones en nómina para contratos de tres años.

Hacemos algo más que ahorrarle dinero, tiempo y energía en personal. Nos comprometemos a proporcionarle las mejores y más cualificadas enfermeras del mundo, con diversas especialidades. Procedentes principalmente de Filipinas, Jamaica, África y Puerto Rico, las enfermeras que contratamos están plenamente comprometidas con soluciones a largo y corto plazo para su departamento. Sea cual sea la ayuda que necesite, puede estar seguro de que Interstaff está equipado para proporcionársela.

0 Compartir
Twittear
Compartir