enero 20, 2021

Escasez de enfermeras

 

Según cálculos conservadores, cada año mueren cerca de 700 personas por errores evitables en su tratamiento médico o por complicaciones derivadas de esos errores. La cifra anual de muertes por errores del personal sanitario se sitúa entre 250.000 y 400.000 al año, lo que convierte a los errores médicos evitables en la tercera causa de muerte en todo el país.

Desde la propagación del COVID-19, la situación no ha hecho más que empeorar.

Hay que proteger a los pacientes y, para ello, es imperativo dotar adecuadamente a nuestros centros sanitarios de enfermeras seguras y eficaces, tanto en competencias como en número.

En 49 estados no hay límite para el número de pacientes que una enfermera puede recibir la orden de atender al mismo tiempo. Esta falta de regulación no hace más que agravar la crisis de seguridad y contribuir al agotamiento de las enfermeras. En noviembre de 2020, los hospitales de Dakota del Norte y Montana empezaron a permitir que las enfermeras asintomáticas infectadas por COVID siguieran trabajando con pacientes de esta enfermedad, mientras que la UCI del Hospital de la Universidad de Utah se vio obligada a recurrir a turnos de hasta 36 horas para sus empleadas.

Una dotación de personal segura ayuda a mejorar los resultados de los pacientes y aumenta la satisfacción laboral de las enfermeras. Si no se toman las medidas adecuadas, las enfermeras se verán obligadas a trabajar bajo un estrés aún mayor, y ejercer en estos entornos de alta presión hará que las enfermeras sean más propensas a cometer errores.

Las largas horas de trabajo y las condiciones estresantes a las que se ven sometidas las enfermeras han hecho que muchas jóvenes enfermeras potenciales se alejen de este campo, y con las enfermeras de la generación del «baby boom» empezando a jubilarse en masa, parece que se avecina un desalentador déficit de enfermeras. Enfrentados a una salud menguante por la edad, junto con las enfermedades cardiacas que aparecieron con el cambio alimentario de los años 50 hacia la comida rápida y procesada, muchos baby boomers necesitan ahora tratamiento para enfermedades cardiovasculares, obesidad y diabetes de tipo 2, entre otras.

Estos pacientes necesitan cuidados, pero un gran porcentaje de la población de enfermería que atiende a este grupo demográfico -cerca de un tercio del personal de enfermería- pertenece al mismo grupo demográfico, con muchos de los mismos problemas de salud. Con toda una generación de enfermeras a punto de jubilarse -algunas de las cuales volverán pronto a los centros sanitarios, pero como pacientes-, hay casi un millón, y contando, de puestos de enfermería que necesitan cubrirse en los departamentos sanitarios de todo el país.

En la actualidad hay más estadounidenses mayores de 65 años que en ningún otro momento de la historia de nuestro país, y se prevé que la población de personas mayores no haga más que crecer. Para 2030 se prevé un aumento del 75% de la población de la tercera edad. Cuando casi el 80% de las personas mayores padecen al menos una enfermedad crónica, y el 68% al menos dos, huelga decir que será necesario un esfuerzo sanitario hercúleo para tratar a esta población numerosa y vulnerable.

Según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU., se espera que la demanda de enfermeras registradas aumente un 16% de 2014 a 2024. Esta mayor demanda se traduce en más oportunidades para los profesionales sanitarios, pero la cuestión sigue siendo si hay suficientes personas en Estados Unidos que quieran aprovecharlas y embarcarse en una carrera de enfermería.

En medio de una pandemia, cuando las tasas de infección alcanzan máximos históricos, la disponibilidad de personal de enfermería es asombrosamente baja. Es comprensible que la contratación de una plantilla completa de enfermeras para garantizar unos cuidados de calidad suponga un reto, pero cuando el bienestar de las personas -tanto de los pacientes como de las enfermeras- está en juego, es crucial actuar de inmediato.

Con más de dos décadas de experiencia en contratación internacional, nuestra misión en Interstaff es ayudar a los hospitales en el proceso de contratación mediante la búsqueda de enfermeras acreditadas y la tramitación de visados para profesionales sanitarios extranjeros. Nuestras enfermeras llegan a los EE.UU. listas para trabajar con una VISA patrocinada por Interstaff, un examen NCLEX aprobado y una licencia de RN sin restricciones.

Hacemos algo más que ahorrarle dinero, tiempo y energía en personal. Nos comprometemos a proporcionarle las mejores y más cualificadas enfermeras del mundo, con diversas especialidades. Procedentes principalmente de Filipinas, Jamaica, África y Puerto Rico, las enfermeras que contratamos están plenamente comprometidas con soluciones a largo y corto plazo para su departamento. Deje que nosotros nos ocupemos de su personal, para que usted pueda ocuparse de sus pacientes.

0 Compartir
Twittear
Compartir