CINCO DERECHOS DE DELEGACIÓN

La delegación es un aspecto esencial de la práctica enfermera que permite al personal sanitario colaborar eficazmente para prestar una atención de alta calidad a los pacientes. Fomenta el trabajo en equipo, mejora los resultados de los pacientes, perfecciona la práctica de la enfermería y ayuda a desarrollar las capacidades de otros miembros del personal sanitario. Los cinco (5) derechos de delegación sirven para orientar la transferencia adecuada de la responsabilidad del desempeño de una actividad o tarea a otra persona.

 

Tarea correcta

  • Dentro del ámbito de actuación del delegado
  • Tarea rutinaria, que se repite con frecuencia, riesgo potencial mínimo
  • Secuencia de pasos establecida; requiere poca o ninguna modificación para cada paciente.
  • Resultado previsible

Circunstancia correcta

  • Paciente estable, tarea no compleja
  • Personal, recursos y supervisión adecuados

Persona adecuada

  • El delegado debe evaluar la competencia antes de delegar
  • La persona delegada debe poseer los conocimientos, las capacidades y las aptitudes adecuadas.

Dirección correcta/ Comunicación

  • El delegado debe dar instrucciones claras; debe incluir las preocupaciones específicas del paciente y las observaciones que deben comunicarse o registrarse.
  • El delegado debe verbalizar su comprensión y tener la oportunidad de hacer preguntas.

Supervisión/evaluación adecuadas

  • Supervisar, evaluar e intervenir en caso necesario
  • El delegante conserva la responsabilidad última de la tarea
0 Compartir
Twittear
Compartir